Friday, January 27, 2006

Pot-pourri

No os vayáis a creer que no ocurre na de na en mi vida como para que os cuente tan poca cosa. Todo lo contrario, se me pasa todo volando, y no encuentro tiempo y energía para escribir. Así que ahora tengo un rato tranquila, a ver si consigo resumirlo todo.

La casa

Es preciosa. Tiene dos dormitorios, y ahora ya es nuestra y sin bichos. Hemos raspado las paredes y vamos a pintar, de qué color, pos la verdad es que no lo tengo muy claro, porque sólo tuvimos un día para decidirnos, más bien dicho una noche, todavía no hemos visto las muestras en las paredes, así que será casi sorpresa. Pero lo cierto es que he vivido casi toda mi vida en un piso blanco, y ya paso del ambiente de hospital. Me apetecen colores, así que el despacho va a ser super mono en verde "Lemón dulce", el salón probablemente amarillo "me achicharro bajo el sol" y el dormitorio versión "a ver qué cae del bote". Pero lo cierto, es que dentro de 3 días nuestra casita estará todo pintadita, y dentro de 1 semana el suelo resplandecerá tanto que ya no nos hará falta espejo. Nos va a quedar preciosa, cuales sean los colores, porque con las casas pasa como con las personas, cuanto más cariño les tienes más guapas son. Y yo le tengo un montóooooon de cariño.

El trabajo

He cambiado de puesto hace casi 2 meses. Ahora estoy en "Extranjero", lo que en todos los otros bancos se llama "Internacional". O sea, hacemos banca (transacciones, financiación), pero sólo con otros países. Y a pesar de que las tareas son bastante rutinarias, veo que tengo mucho que aprender, y me está gustando.
Tuve una charla bastante interesante con el jefe de mi jefe, que me permitió aclarar muchas cosas, y entre otras que no soy idiota, que espero bastante más de mi carrera profesional porque yo lo valgo. Y que no, con una licenciatura en idiomas y empresariales, un master en comercio exterior, experiencia en 3 países y 2 continentes, y narices más que suficientes como para venirme a Madrid sola con mi mochila por puro desafío personal, si hubiera podido evitarlo, no hubiera aceptado ser secretaria con el mismo nivel jerárquico que la señora de la limpieza (que por cierto, canta el flamenco como nadie y fabrica bolsitas para llevarte la comida al trabajo super monas). Pero mira, a mi no se me caen los anillos, y no pensaba que aceptar un maldito puesto de secretariado me iba a perjudicar tanto. Pero si me preguntas qué tal, no te esperes que te ponga un café, más bien siéntate, porque te voy a contar qué tal y luego te lo preguntaré a ti. En resumen, el caso es que entramos a charlar en una sala de reunión en plan "nos has llegado al departamento de rebote y casi te hacemos un favor", y nos despedimos con un "me gustas y hay que hacer algo para que salgas de este impasse". Mola. Y me doy cuenta de que la sinceridad compensa y los cojones que permiten ser sincera incluso más. A seguir. Además mi jefe directo parece bastante contento conmigo, y ya me está poniendo a aprender cosas nuevas, y eso sí mola. Lo único ahora es el dinero, que sigo cobrando una miseria, y eso sí, duele.

Los amigos

Los tengo un poco descuidados últimamente, lo del piso es una paliza, compensa, pero agota. Cada día después del trabajo voy a por presupuestos o a hacer alguna gestión, los fines de semana tres cuartos de lo mismo, la verdad es que estoy agotada. Pero construir algo es genial, y construir una vida es lo mejor, y si es con Keller, ni os cuento :D

Keller

Ex-adicto al Ogame. Ni siquiera el catálogo Ikea le distraía. Pero ha conseguido desengancharse, ese es mi chico!!! Y por lo demás, que os lo cuente él, que es mayorcito (y guapísimo, y majísimo, y divertidísimo, y sexí.... oops, quería decir que es muy buen chico X) ).

La familia

Cosa Nostra, pero con menos pasta, ninguna obligación y mucho cariño. Vale, nada que ver.

Pos eso, que todo muy bien, algo de cansancio, pero definitivamente el año ha empezado genial. Toy mu contenta :)

Saturday, October 22, 2005

Indian feelings

Hemos vuelto de India hace ya 3 semanas, y desde entonces no he visto pasar el tiempo.

India fue agotador, estresante, precioso, kitsch, gracioso, caluroso, desértico, hindú y precario.

Cada día o par de días, cambiábamos de ciudad. Habíamos alquilado un coche con chófer, opción altamente recomendable, visto que el más aguerrido de los conductores europeos se encontraría desorientado y paralizado por la conducta india. El mayor consejo que se le podría dar, sería de probar el pito del coche antes de lanzarse a la carretera. Las distancias de una ciudad a otra eran de 250 o 300 kilómetros, pero las carreteras indias no tienen nada de comparable con Europa, y tardábamos de 5 a 6 horas para alcanzar nuestro siguiente destino. El highway indio, lo más modernito de Rajasthan, resulta ser igual de pintoresco que los palacios de los Maharajas. En India, no hay miles de carreteras. Más bien, de un punto al otro, yo diría que o vas por la carretera, o vas caminando a través del desierto. Con lo cual el highway, lo utiliza todo cristo, los coches, los camiones pintados a mano (no suelen tener intermitentes, así que los dibujan), las motocicletas (nunca menos de 3 personas por moto, cuando no se trata de la familia al completo), los tractores, y como de vez en cuando el highway atraviesa aldeas, te encuentras con un paso de cebra, a la altura del que confluyen los rickshaws, los camellos, y como no, algunas vacas durmiendo en la mediana. Añadido a los numerosos baches de la carretera, los 300 km se convierten en prueba de fuego para la espalda y los nervios.
Lo que más me llama la atención en India son los colores. Las chicas, por muy pobres que sean, van envueltas en telas de colores vivos preciosos, saris y demás pijamas de algodón, seda o sintético, que no tienen nada que envidiar a la moda europea, que después de eso parece de lo más sosa. En el desierto, las mujeres son preciosas. Os reto a encontrar una fea en el desierto indio. Las niñas tienen ojos y sonrisas que hipnotizan, las mujeres tienen la mirada franca y el pelo divino. Los hombres sin embargo son muy grises y cutres, no llevan casi nada colorido, van con ropa triste que no destaca en absoluto. Y como en el universo entero, los niños son traviesos, buscavidas por obligación de la pobreza local, manipulados y utilizados por familias desesperadas, persiguen a los turistas con la esperanza de conseguir algo, moneditas o muestras de champú. Creo que llegar a los 5 años de vida ahí es un milagro. Cada niño en edad ya de hablar me parecía un auténtico superviviente.
Los hoteles indios, por muy buenos que sean, siguen estándares locales. Después de ver India, alojándome en hoteles muy buenos por lo que es el país, sé que la cultura de la higiene viene con el desarrollo. La falta de agua no ayuda, imposible de beber y saliendo sin presión de los grifos. Y total, ¿quien ha dicho que era importante cambiar las sábanas entre 2 clientes?
Ahí todo se regatea, y todos intentan sacarte más de lo que les debes. Sólo recuerdo una vez en que la cuenta de la comida estaba bien hecha. Fue en un pequeño restaurante de carretera, en medio de la naturaleza, rodeado de árboles, lo más refrescante para la mente y el cuerpo después de días de desierto. Este día caía una de las últimas lluvias del monzón. Chorros y chorros de agua incesantes, impresionantes, y de consecuencias inesperadas... estábamos 7 personas en el coche (6 amigos más el chófer), con lo cual las mochilas viajaban... en el techo. Y claro, llevábamos ya unos cuantos días en india, paseando por los bazars, comprando foulares, camisas y otras telas teñidas artesanalmente... ¡Me encanta el tono arco iris del pantalón de Raúl! Claro que no debería burlarme, desde entonces competimos todos en la categoría payasos. Después de comer como leones en este sitio encantador, donde nos atendieron con la máxima atención y hasta con cariño (nos vieron tan hambrientos, que nos trajeron las fuentes de la cocina directamente en la mesa, y eso que la comida era divina y muy barata), fuimos a visitar un templo jainista extremadamente bien cuidado, sitio de paz y tranquilidad perdido en la vegetación, cuya magia ganaba aún más con la lluvia del monzón. El gran sacerdote del templo nos vio entrar, y se ofreció a contarnos la historia del templo y explicarnos como viven. Me encantó. Rezó por nosotros, cantando un mantra en postura de loto, y creo que gracias a él sé más o menos de donde viene la idea de que India es una experiencia mística... porque si no fuera por este templo, pensaría que todo eso de la filosofía india de paz y tranquilidad, yoga y mantras, es una invención de los Beattles.

El viaje no acaba aquí, pero prefiero dejaros con el gustillo en la boca, para que tengáis ganas de venir al Tea Palace a probar el Darjjeeling que hemos traído, o la cajita de Masala Chai (espero saber prepararlo tal y como lo hacían).
Ya sabéis chicos, pasaros cuando queráis.

Namasté!

Monday, September 12, 2005

Indian summer

Dentro de 5 días, nos vamos a la India. No puedo decir que estemos muy preparados. Mejor, así será sorpresa. Hemos tenido un par de meses muy liados, entre la mudanza y la visita de mi hermana. Y como no somos las personas más organizadas del mundo...

Lo que no tenemos y a lo mejor haría falta tener para India, es... el itinerario. Tenemos aproximaciones, ideas, zona definida, pero lo que es el planning con día y ciudad, todavía no lo hemos atado del todo. Con lo cual tampoco hemos atado los transportes interiores. Y lo hoteles. Pero vamos, somos aventureros, por eso llevamos mosquiteras y enchufes anti-mosquitos y pastillas para el agua y barras energéticas por si el curry nos sienta mal y cámara de fotos para ir de guiris total look. Yo estoy muy ilusionada con el viaje. Me da igual que veamos poco o mucho. Creo que será tan diferente a todo lo que he conocido, que el mero hecho de estar ahí merecerá la pena, que veamos o no todo lo que hay que ver. Y me hace mucha ilu viajar con Keller. Si es igual de genial que vivir con él, me apunto a China y Vietnam y Nepal y la Luna. Y también estoy ilusionada con desconectar del trabajo, del que estoy más que harta, y del que espero cambiarme cuanto antes. Si hay suerte, debería poder cambiarme de puesto para pasar al departamento de Banca Extranjera dentro de poco. Lo único, es que no sé lo que significa "poco". Pero ya es algo. Y también es algo que un jefe venga a verme y decirme que puedo hacer más y mejor en otro puesto. Claro, lo llama "promoción funcional", para no tener que subirme el sueldo. Pero en fin, algo es algo. Y será totalmente relacionado con el master, así que la inversión habrá merecido la pena (creo).

Y bueno, al volver de India, ya haremos la inauguración del Tea Palace, con té de India, por supuesto, y pastas de la pastelería de al lado, que es por morirse de placer :)

No es para daros envidia pero... ¡nos vamos de vacaciones!

Tea break !

Friday, August 05, 2005

Tea Palace

De vez en cuando la vida da vueltas inesperadas y todo se precipita por lo mejor.
La gran noticia del día (digo, del mes, del año, de la década), es que Keller y yo vamos a vivir juntos.

Para mi eso supone un cambio tremendo. Llevo 8 años independizada, y 4 años viviendo totalmente sola. Antes, he probado de todo:

En Nueva York, vivía en una residencia femenina, donde alquilaba una habitación de 6 m2 por casi 800 $ al mes, compartiendo baño y ducha con las 400 chicas (de 18 a 77 años...) que vivían ahí. Lo mejor era el desayuno, lo peor el verano sin aire acondicionado, con 40º a la sombra y 100% de humedad, y la ventana a la 34th street. El desayuno y la cena venían incluidos, cené religiosamente pollo con arroz (o arroz con pollo, según las noches) cada día durante 2 años. A la vuelta no podía ver una gallina envasada.

En Zaragoza y posteriormente en Madrid, compartí piso con desconocidas. Antes de la experiencia tenía una teoría muy mía, que venía a decir algo como que "mejor compartir con gente que no son amigos tuyos, así te atreves a decir las cosas sin tener miedo a perder una amistad". No hay nada como la prueba empírica para salvarte de tus errores. Compartir con desconocidos es muy jodido. Si no tienes nada en común con ellos es como estar en un hospital esperando el día del alta.

En París viví en otra residencia super cutre, en un 1º no aislado, tenía la sensación de que lo autobuses paraban delante de mi cama (no era una sensación, paraban a 3 metros). Luego viví de okupas en casa de 4in (mi adorable 4in, muchíiiiisimas gracias, además de echarme un cable me lo pasé pipa), y pasé unas noche en el estudio de mi padre, a 2 horas de la universidad, sin un cazo para cocer la pasta (si, papa puede ser más cutre que su hijita), y compartir con tu padre en 20 m2 después de unos cuantos años de independencia es... como diría... no tan difícil
En Madrid, tuve mi primer estudio para mi sola. La verdad es que ya era tiempo. Y fue todo... un desastre. Era un bajo que daba a un patio interior. Sin luz, pero total, el precio compensaba. El problema es que cada cosa que tocaba se me quedaba en la mano. El picaporta, el botón de la campana, la parte delantera del cajón... Hasta un día en que llegué a casa y pensé "oh, han limpiado el patio muy tarde hoy, está todo mojado". Y conforme me acercaba a la puerta de mi pisito, me fui dando cuenta de que la limpieza del patio provenía de mi casa. Había puesto una lavadora, que 5 horas después seguía dando vueltas, tan caliente con se fundió el cajón del jabón (verídico) e inundó el patio, claro está después de inundar el piso. Visto que la campana y la encimera de cocción tampoco funcionaban, que la puerta del baño no encajaba en su marco y que se podía abrir la puerta del edificio sin la llave, me harté y devolví el piso. Eso sí, primero pedí al casero que lo arreglara todo. "Me voy un mes a Brasil, luego lo hablamos". Eso, tú vete, ¡y yo también!

Por fin encontré mi pisito actual, que después de todo esto, para mi tiene pinta de palacio. Está super bien situado, en pleno centro pero en una calle tranquila, interior pero con luz, así que no se oye nada de la calle, con vecinos tranquilos, y sin pérdida de espacio. Mi casero es un encanto de abuelito, no da la lata para nada, no se enfada ni mucho menos si pago con retraso, un cielo.
Y ahora se abre una nueva era para el palacete. Pasa a ser la residencia de verano e invierno de los Tubbies. Y eso conlleva un gran paso adelante para el palacete: tirar muebles viejos y poner muebles nuevos, ya veréis que va a parecer incluso mejor de lo que ya me parece ahora. Bueno, seguro que a mi cuenta bancaria le gusta menos, pero no le pido consejo sobre decoración.

Y para concluir, la otra gran noticia, es que nos vamos a la India. Pero eso merece un post en condiciones.

Por supuesto habrá fiesta oficial del Tea Palace en su momento, no os impacientáis.

Teatime !

Thursday, July 07, 2005

Back to normal life

Ya he vuelto. Quiero decir que he vuelto a una vida normal, sin master, con vida social, bla bla bla. Y también he vuelto a leer los blogs, aunque la Gestapo ya no me permite acceder a mis mails o a los blogs en horario de trabajo, así que me pierdo mucho de lo que pasa.

Había preparado un post sobre la vida post-master, pero yo misma me aburría releyéndolo, así que lo tiré. Luego preparé uno sobre adaptación cultural, y sigo pensando en publicar algo sobre ello, pero el post en cuestión era de los peorcitos, ni más remotamente a la altura del asunto. Así que lo tiré también.

Creo que no estoy para posts grandilocuentes o creativos, de la misma manera que no estoy para trabajar seriamente y que no tengo aguante estos días (kellertubby es un cielo, de momento me lo perdona todo). Es un poco como si toda la tensión que almacené en las últimas semanas del master quisiera salir ahora. La semana pasada, primera semana sin master en 9 meses, estaba más estresada que durante la preparación del proyecto. Esta semana voy mejor, pero vamos, menos mal que me rodea gente paciente. Aunque como siga así sin esforzarme para remotivarme en el curro, seguramente acabe en la calle. Pero vamos, estoy muy contenta de haber acabado ya el maldito curso. Acabé 13ª de 45, creo que trabajando full time mientras estudiaba, no está nada mal. Y ahora puedo dedicar tiempo a mil cosas casi olvidadas. He vuelto al yoga. Seguro que me vendrá bien para relajarme. Y estoy pensando en apuntarme a algo más, todavía queda por definir (karaté, gimnasio, piscina). Y bueno, váis a pensar que estoy loca, pero igual intento que la empresa me pague un curso de Compras, por lo menos sería algo interesante que hacer si no encuentro otro curro. Y completaría muy bien mi CV.

Es todo para hoy, después de tanto tiempo sin postear, podría hacerme un esguince del dedo :P

Ahora que hay tiempo, a ver si algún día os invito a tomar té en mi casa (sin falsa modestia, es el mejor salón de té de Madrid).

¡Teatime!

Sunday, June 05, 2005

Quick bits of news

No tengo nada de tiempo para mantener mi blog al día.

Y además, me han bloqueado el acceso a los comentarios de blogger, así que tampoco puedo contestar a vuestros blogs desde el trabajo, que sí es el mejor sitio para perder tiempo. Y directamente no puedo leer los livejournal. O sea que me tienen castigada. Y eso que no hice nada... lo prometo: no hice nada de nada en los últimos meses, seguro que por eso mismo estoy castigada.

Pero en fin, es que tampoco me sobra tiempo. Así que muy rápido, os cuento qué tal va la cuenta atrás de la última línea recta del master y os prometo prometido prometidísimo que os leeré y contestaré más a partir del 25 de junio.

Ya he terminado con las clases, fue espectacular, el último día en la última hora, el profesor (que también es el tutor del proyecto de fin de master) se enteró de que el libro que pensaba que teníamos no lo teníamos, y eso que ya se ha acabado el módulo. Too bad, too late. Y nos dio un trabajo que consiste en montar una operación de comercio exterior. En sí, es cojonudo. Pero en fin, es un poco patético que la primera operación la hagamos una vez finalizado el master... y además es opcional, o sea que vamos, si no te da la gana, te sacas el master sin saber ni como se monta una exportación. No comment.

El proyecto lo presentamos el 24 de junio, que es un viernes, a las 12. Y nada más salir, the adorable one me lleva de fin de semana!!!!!! Y eso justifica todos los esfuerzos del mundo mundial hasta el 24 de junio inclusive.

De ahora al 24, me queda:

- un examen de seguros que es un tocho impresionante ultra técnico (de esos módulos que sí justifican que haya pagado más de 6000 euros, como para reconciliarme con el master).
- un examen de marketing internacional, que la verdad fue durante mi baja, no tengo ni la menor idea de que va, pero como es marketing, se trata de vender viento.
- un trabajo de estadística, soy nula nulísima, me he acoplado a un grupo que funciona como una moto, menos mal, compensa mi propio nivel. En fin, que gracias a vosotros, les he conseguido la gran mayoría de los cuestionarios, así que creo que me van a perdonar el no saber interpretar datos que ni sé calcular.
- una operación de comercio exterior, en mi caso será una operación de importación de té de india a españa, y pienso hacerlo a pesar de ser opcional, porque necesito saber antes de acabar el master como se monta eso. Y que alguien me diga lo que hago mal y me corrija. Y de paso montaré otra para el proyecto de fin de master, que somos tan tontos que ni siquiera habíamos incluido la operación en si en el proyecto (no comment).
- the proyecto de fin de master: se ha quedado en algo totalmente absurdo e indefendible. Pero dijeron que con una joint-venture ganábamos puntos, así que la hacemos a pesar de que económicamente y estrategicamente sea absurdo. Ah, y más absurdo todavía, la estrategia de introducción de marca china en el mercado español (ya lo sé, yo también me parto el culo cada vez que lo digo). Pero vamos, que la jurista y el mercadeista ganaran muuuuchos puntos con esa cosa absurda, se quedarán contentos y yo me esconderé la cara de verguenza cuando un profesional de verdad me preguntará cual era mi proyecto de fin de master.

No me voy a aburrir. Y ya estoy soñando con el post-master, que por ahí he escuchado que hasta hay una vida después del master... yo no lo tengo claro, lo tendré que comprobar.

Sueño con piscina, siestas, yoga, gimnasio, terrazas, cañas, risas, y [censurado].

Y eso, que prometo ser una amiga mucho más atenta dentro de 3 semanas. Mientras tanto, intentad no odiarme demasiado, que es por la buena causa (la mía...).

Teatime ! (noooo, study time !!!!)

Wednesday, May 18, 2005

Girl of the year

Estoy en la última línea recta del master. No es tan terrible, pero he de reconocer que he perdido mucho nivel de motivación y concentración este último cuatrimestre. Lo que hace que me salgo con la mía, pero no se puede decir que soy la repolla del comercio exterior. En fin, lo importante es que está a punto de acabar y mis nervios lo agradecerán.

No creo ser una persona particularmente irresponsable. Ni particularmente responsable, de hecho. Pero me pregunto a veces qué más se espera de mí. El master, me lo pago, me lo curro y me lo saco yo solita, a la vez que trabajo y accesoriamente vivo. Se me puede considerar irresponsable por haber relajado el ritmo últimamente, pero habiendo necesitado 3 semanas de baja por agotamiento físico e insomnios, no creo que podía mantener el ritmo. El trabajo no me mata, lo único es que soy el back-up tanto de mi jefe como del currito que está con nosotros, pero yo no tengo back-up, así que estoy para todos y nadie está para mí.

Para merecerme el premio a la “girl of the year”, debería hacer exactamente lo que hago pero en mejor. Es decir, curro + master + tareas domésticas + vida social, pero:

- no debería ni pensar en las vacaciones y debería involucrarme en la puta obra del edificio del que me encargo (hasta que mi jefe me lo diga así de claro, me hago la sorda, más bien la ciega, hoy he ido y el suelo estaba levantado… sabiendo que nadie estaba para seguir la obra, pero en fin);

- debería ir a clase todos los días 4 horas, debería estudiar cada fin de semana todos los temas vistos y debería adelantar 2 trabajos pendientes más el proyecto de fin de master;

- debería ordenar mejor la casa, comprar comida más variada y comer más equilibrado (eso es porque no habéis probado las galletas leche-chocolate de Gerblé, os aseguro que os quitan todas ganas de comer equilibrado);

- debería ir a todas las reuniones de la secta, a todas las comidas y salidas del master, a patinar todos los miércoles, llamar a la gente que no he visto en semanas, aprenderme el programa del cine y enterarme de los nuevos cafés abiertos;

- debería mantener una sonrisa impecable, sin ojeras y con una palabra amable sincera cada vez que se me dirige la palabra.

Pues va a ser que no voy a ganar el “Girl of the year”. Seguro que hay miles de chicas que lo hacen todo y lo consiguen, que son admirables y admiradas, que además conseguirán una beca a la mejor estudiante y las contratará la mejor empresa del sector. Vale, me bastará con odiarlas. Pero yo lo siento, no puedo dar más de mí. Todos tenemos nuestros límites. Y creo que ya sé dónde están los míos.

¿Darjeeling o Genmaisha?