Saturday, February 19, 2005

Cumple de P...

Bueno, visto que no consigo ponerme a estudiar, contaré cosillas por ahí.
Ayer por la noche era el cumple de P. No os contaré nada sobre el asunto: me lo pasé tan bien en el Hylogui que ni fui a felicitarla… O sea, soy una impresentable. Vale, lo asumo. Es que hace tiempo ya, me he hartado de ir a los sitios sólo por compromiso, o de quedarme en un sitio donde me aburro sólo porque es lo que se hace. Así que en esta misma línea, tampoco me voy de un sitio donde me siento a gusto. Sorry P, prometo que te compensaré después de los exámenes retomando nuestras sesiones de patinaje (no se admiten espectadores, gracias).

Y es que la noche tampoco pintaba tan bien al principio. G empezó a hablarme de una teoría suya según la cual los hombres diseñan los planos y las mujeres somos los obreros (lo relaciona con la relatividad…, o sea, ley del universo). Me pareció insultante y se lo dije. Según él, si me siento insultada es porque estoy acomplejada. O sea, resumo: mi lugar en este universo es servir a la gran obra de los hombres y tengo complejos. Gracias G, acabas de confirmar MI teoría sobre el margen de error del T2. Ah, y para complementar, me sugirió que acudiera a su libro para saber más de su teoría: o sea que le pague derechos de autor para que me insulte. Sobreestima mis tendencias masoquistas.

Pero como siempre, la noche dio un giro con la llegada de una pandilla super excluyente muy integradores (según qué teoría de relatividad aplicas). Y es que una vez más llego a la misma conclusión: qué fácil es relacionarse con gente de la secta. No deja de sorprenderme nunca. Porque nunca he considerado que el CI en sí era suficiente para crear vínculos. Mucho más importante me parecen los centros de interés, los gustos e ideas, la personalidad, etc. Pero cuando voy a la secta, todos estos argumentos se desvanecen entre 2 cervezas (no, las cervezas no tienen nada que ver, son muy normalitas). Y es exactamente lo que me explicaba P.R. ayer por la noche. Y es que tiene razón.

En fin, que toda la pandilla se va el fin de semana que viene a la calçotada: que conste, chicos, os tengo una envidia de muerte. A mí me toca estudiar, castigo que me he buscado yo solita y que no sólo me vacía la cuenta bancaria sino que además me priva de calçotada :((( Bueno vale, comed un trozo para mí y no hagáis nada que yo no haría (eso sólo incluye rezar). A la vuelta quiero un informe completo de lo ocurrido (si alguien recuerda algo), una clara de gaseosa, un té (eso va para Malignus), un libro de John Irving, un CD de Pink Martini, una cena en el Bazaar, unas vacaciones al sol… ¿qué? ¿que me estoy pasando?!! Anda, es la ilusión de veros de vuelta :))) Vale, me conformaré con un abrazo.

Bueno, vuelvo a los libros, las horas pasan y los exámenes se acercan.
Os quiero un montón a todos (los aludidos se reconocerán). Sois geniales (lo dice el T2, yo no ;)).

Es hora de un Darjeeling Imperial. Muchos besos…

1 Comments:

Blogger Malignus said...

A mí también me gustó mucho rescatarte ese día ;) A ver si el año que viene te vienes a la calçotada.

8:48 PM  

Post a Comment

<< Home