Monday, April 11, 2005

De la laicidad

Vale, la muerte del Papa me la suda, pero es que leyendo el blog de Fantine (ayyyy, que sigo sin saber enlazaros, chic@s), la cosa ha ido a más interesante: ¿laicismo y estado aconfesional o hipocresía conservadora?
No podré hablar mucho de lo que no conozco por no haberme criado en España. Sí puedo decir que la presión religiosa sobre la sociedad española no deja de asombrarme, aunque en mis pocos años aquí me haya acostumbrado. Sí podré hablar de la relación de los franceses (de manera general) a la religión: ninguna.

Y por ninguna no quiero decir que los franceses no rezan (aunque los que lo hacen son una minoría). Quiero decir que como sociedad, los franceses no tienen religión ni vínculo societal con ella. Gorpik me dirá, con toda la razón del mundo, que sí tenemos un vínculo histórico. Cierto, la influencia de la religión sobre la evolución de la sociedad ha sido y sigue siendo importante. Sin embargo, mirando las estadísticas publicadas por Le Monde hace pocas semanas, los franceses se declaran al 50% ateos, y Francia es el primer país musulmán europeo (eso suena super revolucionario, pero en los hechos con un 2% de musulmanes creyentes y practicantes nos basta para subirnos al primer puesto). La sociedad francesa defiende con uñas y dientes la separación del estado y de la iglesia. No es aceptable en Francia que el estado pueda de una manera u otra financiar la iglesia católica... sin embargo sí es aceptable que el estado dé un terreno para construir una mezquita. ¿Por qué? Pues muy sencillo: la iglesia tiene más que suficiente para reunir a sus fieles. Los musulmanes de Francia no tanto. Esa es la versión oficial. La no oficial tiene que ver con la seguridad del país. Como todos los occidentales, nos preocupa el integrismo islamista. Dales un terreno, y ya empiezan a deberte algo. Relaciónate con ellos, y si hay suerte podrás influir en sus decisiones: quien es nombrado imam en aquel barrio conflictivo, cuales serán las reacciones de las asociaciones respecto al velo, y mil cosas que bien manipuladas hacen que la convivencia sea más pacífica. ¿Da asco? Cierto, pero daba mucho más asco los atentados islamistas de los años 80 y 90. Me sigue entrando escalofrío cuando entro en el metro de París...
Una cosa que por muy normal que parezca me escandaliza en España (me diréis que me basta con poco): el matrimonio por la iglesia sirve como matrimonio civil. Basta con que un cura haga los trámites adecuados y ya no tienes que ver al alcalde. ¿Por qué me escandaliza? Pues por muchos motivos:

- Primero, cuestión de igualdad de derecho, si lo aceptas para los católicos, también lo tienes que aceptar para los judíos, musulmanes, are-krishna y vaudou

- Segundo, porque en un estado de derecho crea cierta inseguridad jurídica (ahí me entra la fibra jurista, que me perdonen ustedes): en efecto, si el matrimonio se rige por leyes civiles, es precisamente para garantizar que se cumplan principios aceptados y fomentados por nuestra sociedad. En el caso del matrimonio, se trata esencialmente de asegurarse de que no se haya viciado el consentimiento de los esposos. El consentimiento es algo que definen las leyes civiles. Las leyes religiosas pueden tener un concepto muy diferente de lo que es el consentimiento, y hasta de lo que es el matrimonio. De ahí que si un cura acepta casar a una persona según hayan convenido sus padres, sin que esta persona esté totalmente de acuerdo, puede estar respetando sus principios, de acuerdo con su idea del matrimonio, sin que eso sea compatible con los principios que rigen la sociedad civil (vale, no ocurre hoy en día... pero seguro que más de una se ha casado preñada porque así se lo dijeron los padres al dura). El apoderado civil autorizado a casar responde de todos esos principios. Me imagino que algún mecanismo defina que el cura es un apoderado que tiene que seguir todos esos principios... pero ¿cómo un cura puede ser apoderado civil? Recuerdo de un cura abogado (¡qué cosas!) que consultó mi ex-suegra acerca de su separación. Le aconsejó morder algo muy fuerte y aguantar. Pregunto: ¿su consejo seguía pautas profesionales de abogado u opiniones religiosas de cura? Sigo pensando que un cura es ante todo un cura, quien sigue en prioridad los principios de su religión. De ahí que yo no les daría poder para casar legalmente.

- Tercero, el matrimonio en la sociedad civil es un concepto adaptable al tiempo que no se define según lo que se haya escrito en la Biblia sino según lo que vive la sociedad en cada momento. De ahí que hoy en día se puedan casar los gays, se pueda divorciar, se pueda casarse varias veces a lo largo de su vida, o no casarse y sí tener hijos, y muchas más cosas acerca de la vida en pareja. El concepto religioso del matrimonio siempre irá unido de la mano con la Biblia. Ha dejado de corresponder a lo que la sociedad espera de las uniones sentimentales, entonces, ¿por qué sigue teniendo un peso legal en nuestra sociedad?

Por mí, el matrimonio religioso debería tener el mismo peso que el bautizo: un compromiso exclusivamente personal sin repercusiones legales. Y ya no me parece muy adecuado que se llamen igual las uniones religiosas y civiles, crea confusión. Además, “matrimonio” tiene que ver con “mater” y “maternidad”... como si se tratara de algo exclusivamente femenino destinado a la procreación. ¡Vade retro Satanás!

Lo de la laicidad es un tema que me gusta. Os seguiré sirviendo opiniones varias de vez en cuando, da mucho juego. Se acepta todo tipo de comentarios (vale, la última vez, con “Ni putes ni soumises”, creo que os dejé un poco... ¡plasmados! Seguro que hoy os animáis).
:*

5 Comments:

Blogger Gorpik said...

No soy tan engreído como para intentar enmendarte la plana en cuestiones sobre tu país.

Sobre la validez de los matrimonios religiosos, hace unos años hubo algo de lío porque los gitanos querían que las bodas gitanas también tuvieran validez civil. Sinceramente, no se me ocurre cómo se puede justificar que no la tengan, si la tienen las bodas católicas.

El resto es consecuencia de la empanada que sigue llevando mucha gente de este país en asuntos religiosos. Unos primos míos están casados por lo civil (en primeras nupcias), pero sus dos hijos están bautizados. No tengo intención de pedirles explicaciones, cada cual hace lo que quiere, pero no lo entiendo.

12:11 AM  
Blogger Fantine said...

A mi todas esas cosas no me molestarían si no fuese por la manía que tiene la glesia Católica en intentar imponer sus criterios sobre la sociedad española, alegando la herencia histórica.

Menos mal que Rouco será el próximo Papa y España volverá a ser la reserva espiritual de Europa xD

11:19 AM  
Blogger cary said...

Mira oye, acabo de publicar en MI blog un post que tiene que ver. Vamos, basicamente que hoy es.... mi primer aniversario de boda. ¿Como lo ves? ;)

12:19 PM  
Anonymous Pablo said...

Antes de nada: ¡¡ENHORABUENA CARY!! :D Espero que lo celebréis como merece... ehhhmm no, cambiando pañales no :)

Y ahora ya a por la dueña del blog:
O sea, ¿que como Francia es un país laico no sabéis cagaros en Dios, la hostia puta o el copón bendito? Debéis tener a la sota de oros hasta las narices de ser la única víctima de vuestras deposiciones astrales :)

Y sí, ya me gustaría a mí que los católicos mantuvieran su Iglesia, (y de paso que los televidentes pagaran su televisión y su fútbol) pero es que España, nos guste o no, no es un estado aconfesional como Francia, es multiconfesional. Y es que aquí todo lo hacemos al revés, ¡qué no quieres caldo? ¡pues toma, dos tazas!
¡Y ya me gustaría más aún que la Iglesia no se metiera en política! Pagaría por ello, de verdad... Y además creo que si no lo hicieran ganarían muchos adeptos, porque es precisamente ese criterio tan característico que tienen el que la ha creado tan mala fama. Si se concentraran en su 'core business' les iría mejor, pero claro, es tan tentador tener el poder también aquí, en la tierra...

Bueno, cuando quieras me pongo los patines para matar curas que profesen matrimonios de futbolistas. Los mato de risa, evidentemente, al segundo hostión que me meta +O:)

4:12 PM  
Blogger teablogger said...

Vale Pablo: marcas un punto. El matrimonio es un asunto, civil o religioso, siempre personal, y es mucho más molesto que la iglesia se meta en política. Pero es que tener peso legal sobre asuntos personales es una forma de tener control sobre la sociedad.

En cuanto a cagarnos en dios... lo hacemos de puta madre :) Te daría envidia... con o sin patines!

Totalmente de acuerdo en lo que es financiar el fútbol y la tele basura. Ayer en la ofi se quejaban de que el barça madrid no se había retransmitido en tele pública, visto el interés cultural del partido. Yo diría que por el interés cultural, si yo pago la entrada al Prado tú pagas la cuota de la Plus. Ahora si hablamos de democracia, pues entonces sí que se tiene que retransmitir: ley de la mayoría...

4:43 PM  

Post a Comment

<< Home