Wednesday, May 18, 2005

Girl of the year

Estoy en la última línea recta del master. No es tan terrible, pero he de reconocer que he perdido mucho nivel de motivación y concentración este último cuatrimestre. Lo que hace que me salgo con la mía, pero no se puede decir que soy la repolla del comercio exterior. En fin, lo importante es que está a punto de acabar y mis nervios lo agradecerán.

No creo ser una persona particularmente irresponsable. Ni particularmente responsable, de hecho. Pero me pregunto a veces qué más se espera de mí. El master, me lo pago, me lo curro y me lo saco yo solita, a la vez que trabajo y accesoriamente vivo. Se me puede considerar irresponsable por haber relajado el ritmo últimamente, pero habiendo necesitado 3 semanas de baja por agotamiento físico e insomnios, no creo que podía mantener el ritmo. El trabajo no me mata, lo único es que soy el back-up tanto de mi jefe como del currito que está con nosotros, pero yo no tengo back-up, así que estoy para todos y nadie está para mí.

Para merecerme el premio a la “girl of the year”, debería hacer exactamente lo que hago pero en mejor. Es decir, curro + master + tareas domésticas + vida social, pero:

- no debería ni pensar en las vacaciones y debería involucrarme en la puta obra del edificio del que me encargo (hasta que mi jefe me lo diga así de claro, me hago la sorda, más bien la ciega, hoy he ido y el suelo estaba levantado… sabiendo que nadie estaba para seguir la obra, pero en fin);

- debería ir a clase todos los días 4 horas, debería estudiar cada fin de semana todos los temas vistos y debería adelantar 2 trabajos pendientes más el proyecto de fin de master;

- debería ordenar mejor la casa, comprar comida más variada y comer más equilibrado (eso es porque no habéis probado las galletas leche-chocolate de Gerblé, os aseguro que os quitan todas ganas de comer equilibrado);

- debería ir a todas las reuniones de la secta, a todas las comidas y salidas del master, a patinar todos los miércoles, llamar a la gente que no he visto en semanas, aprenderme el programa del cine y enterarme de los nuevos cafés abiertos;

- debería mantener una sonrisa impecable, sin ojeras y con una palabra amable sincera cada vez que se me dirige la palabra.

Pues va a ser que no voy a ganar el “Girl of the year”. Seguro que hay miles de chicas que lo hacen todo y lo consiguen, que son admirables y admiradas, que además conseguirán una beca a la mejor estudiante y las contratará la mejor empresa del sector. Vale, me bastará con odiarlas. Pero yo lo siento, no puedo dar más de mí. Todos tenemos nuestros límites. Y creo que ya sé dónde están los míos.

¿Darjeeling o Genmaisha?

6 Comments:

Blogger Imperator said...

Discrepo contigo en una cosa: no hay miles de chicas que hacen eso que dices. De hecho, no creo que haya realmente ninguna.

Nos vemos el sábado. Besos.

9:28 AM  
Blogger Fantine said...

Discrepo, hermosa. Tu si que eres una "girl of the year", al igual que Cary, Rapun o (sin ningún tipo de modestia) yo misma.
Dime si no donde encontrarás a chimas mas majas, agradables, inteligentes, guapas y, además, que tengan tantos y tan buenos amigos :D

1:09 PM  
Blogger Rapunzell said...

Cada x tiempo tengo exactamente la misma sensación que describes. La de hacerlo todo a medias y encima estar hecha polvo, con lo que la ganancia se queda en menos de lo que quisieras.

Creo que la cuestión es que nos porponemos todas las tareas que somos capaces de resolver, en lugar de todas las que podemos resolver con elegancia. Si alguien llega esta mañana y me dice "¿Podrías encanrgarte tú de llevarme el coche al taller?" , honradamente he de contestar que sí, que puedo. Otra cosa es que no me desequilibre el presupuesto energético impidiéndome hacer el resto de cosas de la mejor forma, pero lo que es poder llevarlo, puedo.

Hay quien se lo montoa mucho mejor en ese sentido, y se dejan la mitad de la luista por hacer con suma facilidad con la magnífica excusa de que les ha salido unn callo en el pie. Peor para ellos. Nunca son capaces de hacer lo que se proponen , porque no sienten el suficiente respeto por sí mismos como para cumplir sus propios compromisos.

Estoy con fantine y con Imperator. Si hay súper chicas en el mundo, tú eres una.

Aunque seguro que no nos vendría mal a ninguna de nosotras un cursillo de desaceleración :))))

9:19 AM  
Blogger Rapunzell said...

Caray, qué asco de tipografía, el comentario está lleno de erratas ;))

Por cierto, Genmaisha, que nunca lo he probado.

9:20 AM  
Blogger Malignus said...

Desde mi punto de vista, te mereces el título de sobra. Yo tengo mi habitación como una leonera, no pongo la lavadora hasta que no me queda nada de ropa (o casi, que no me atrevo a ir al curro en chándal), y cuando la pongo, mi ropa se queda amontonada durante semanas porque me da pereza meterla en el armario; hace casi un año que no he cocinado nada que me llevara más de 2 o 3 minutos, llego tarde a todos sitios, he perdido la costumbre de leer, y de estudiar no hablemos, que tengo mi método para aprender muerto de risa y no me llevaría más que 25 minutos 3 o 4 veces por semana... En fin, yo creo que esas cosas van por rachas. Después de la paliza del otro curro, necesitaba tocarme los webos un pocito. Supongo que a ti te pasará lo mismo ;) Para ser un buen vago, hay que aprender a ser más indulgente con uno mismo :P

10:02 PM  
Blogger Gorpik said...

Lo de la sonrisa impecable, al menos, ya lo haces.

11:46 PM  

Post a Comment

<< Home